DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

1. Introducción

El Partido de la Gente es el espacio político compuesto por sus miembros fundadores y por todas aquellas personas, agrupaciones y sectores políticos que adhieran a él y que compartan sus valores, fines, propósitos y los principios básicos que en esta Declaración se enumeran.

El Partido de la Gente declara su irrestricto compromiso con la Democracia y con el sistema republicano-representativo de gobierno, así como su compromiso con la defensa de la Constitución de la República y los derechos y deberes consagrados en ella. En ese sentido, considera vital la plena vigencia del principio de Separación de Poderes y la existencia de un Poder Judicial fuerte e independiente que sea garantía del Estado de Derecho.

2. Justificación

El Partido de la Gente nace de un reclamo espontáneo de la sociedad y busca crear un espacio para reunir a quienes tienen una misma visión sobre el Uruguay y la forma de construirlo a mediano y largo plazo. Este espacio en común prioriza las coincidencias sobre las diferencias circunstanciales o históricas y apunta a la alternancia en el poder, sobre la base de que el país necesita cambios y transformaciones indispensables.

3. Alcance

El Partido de la Gente considera al Uruguay y a toda su gente como una comunidad espiritual unida por la búsqueda de un destino común. Todas las personas que buscan compartir una visión sobre el país, libre de ataduras a ideologías extremas, se podrán sentir representadas en este Partido y tendrán en él un espacio de participación.

4. Objetivo

El Partido de la Gente propugna una sociedad más libre, igualitaria, justa, responsable e inclusiva que permita la superación personal y colectiva y el desarrollo sostenible con igualdad de oportunidades. El Partido de la Gente reivindica a la familia como base de la sociedad. El individuo y su libertad son y serán objetivos esenciales.

Asimismo, se propone que la sociedad uruguaya se supere, y consolide avances permanentes y no sólo coyunturales en materia de justicia social, lo que implica focalizar las políticas en la inclusión social y el desarrollo humano. El esfuerzo en el trabajo y el afán de progreso y superación deben volver a ser valores trascendentes que nos identifiquen y jerarquicen como personas y como sociedad.

El Partido de la Gente reivindica aquellos valores que siempre han caracterizado a nuestra sociedad y en los que nos reconocemos como país de libertad, en democracia, con laicidad y justicia social.

El Partido de la Gente promoverá un Uruguay sustentable con una perspectiva estratégica de largo plazo, sin especulaciones electorales circunstanciales, a través de una visión inteligente sobre el país, basada en el desarrollo sostenible en sus dimensiones cultural, social, económica y ambiental.

Capítulo I – Sostenibilidad social

El Partido de la Gente impulsará un Estado sensible y justo, dirigido a nivelar desigualdades, administrando los recursos de todos, promoviendo la eficiencia, la gestión por resultados y la transparencia como principios rectores de su acción. Queremos volver a sentirnos orgullosos de nuestro Estado y de sus empresas públicas y volver a percibir que aportan con honestidad y eficiencia a nuestro progreso y desarrollo.

En materia de educación, despojado de fanatismos ideológicos inconducentes, el Partido de la Gente instrumentará planes para la generación de capacidades que preparen a nuestros jóvenes para el futuro y les den más oportunidades. Mejorar la educación es sustancial para el objetivo de recuperar los valores forjadores de libertad e igualdad, sustentos ineludibles para consolidar la cultura del trabajo que impulse al Uruguay del mañana. El futuro de un niño uruguayo no debe estar determinado por su lugar de nacimiento.

El combate frontal a toda forma de corrupción es un objetivo central del Partido de la Gente, tanto en el ámbito público como en su interacción con el privado.

Se impulsará la integración social armónica y pacífica, en la órbita de una cultura de no violencia. Para ello se actuará en forma decidida contra el deterioro de la seguridad pública, ya sea con medidas preventivas de inmediata implementación y rápido resultado, como promoviendo, a su vez, los cambios legales y judiciales que sean necesarios para combatir el delito, sin perder de vista las causas profundas de esta realidad y las medidas de fondo que se imponen para su definitiva erradicación. Para lograrlo, es clave proponer programas concretos en educación, cultura, deporte y rehabilitación. Políticas de este tipo son inversiones impostergables para la consolidación de un modelo sociocultural sostenible a largo plazo.

El Partido de la Gente desarrollará un enfoque en derechos humanos que contemple la inclusión, la participación, la integración y la no discriminación.

Asimismo, se bregará por la equidad de oportunidades sin discriminación de naturaleza alguna, reivindicando el rol de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad.

Para el Partido de la Gente, la inclusión de todas las personas es una obligación moral, un deber de la sociedad y un requisito para el desarrollo. Se atenderá especialmente a la primera infancia, la etapa en la que se sientan las bases del desarrollo futuro de la persona y en la que se encuentran los peores índices de pobreza en nuestro país. También se impulsarán políticas focalizadas destinadas a las personas con discapacidad y a otros grupos de personas vulnerables en nuestra sociedad, como es el caso de muchos jóvenes y adultos mayores.

El Partido de la Gente diseñará y ejecutará un Plan Nacional de Viviendas que permitirá el acceso a las mismas de todos los ciudadanos, tal como lo establece la Constitución de la República.

El Partido de la Gente impulsará el desarrollo de la ciencia y la tecnología, alentando la investigación y la innovación.

Capítulo II – Sostenibilidad económica

Para el Partido de la Gente, crecimiento y equidad no son contradictorios sino complementarios, y las políticas a aplicar contemplarán ambos objetivos, los que se alimentan recíprocamente.

El Partido de la Gente establecerá políticas económicas con visión estratégica y énfasis en la buena gestión de los recursos públicos. La descentralización de la gestión será un instrumento decisivo a esos efectos.

Se buscará un adecuado balance entre Estado y mercado, sin caer en los extremismos de ideologías antiguas. El Estado estará abocado a la regulación y a la provisión de bienes públicos en adecuada cantidad y calidad. El funcionamiento del mercado permitirá dotar de creatividad y emprendeurismo al proceso económico.

Se proyectará un país productivo y tecnológico de servicios estratégicos para la región y el mundo, como herramienta para eliminar la pobreza y la inequidad. Se considera fundamental preparar al país y a nuestros jóvenes para el mundo digital, aprovechando la tecnología para la mejora de la eficiencia y de la gestión, tanto en el ámbito público como en el privado. No hay mejor política social que la generación de empleos genuinos. Para ello, se impulsará una inserción internacional orientada con esos propósitos y libre de ataduras ideológicas.

El Partido de la Gente amparará la libertad de trabajo y el derecho de los trabajadores a agremiarse para la protección de sus derechos. Velará también por el desarrollo de una normal actividad laboral, atendiendo los derechos de todos quienes participan en el proceso productivo.

El Partido de la Gente se apegará a la política exterior tradicional de nuestro país, que promueva el Derecho Internacional como única herramienta para regir la relación entre los Estados y que aliente el principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados.

Capítulo III – Sostenibilidad ambiental

Para el Partido de la Gente, el cuidado del capital natural y del ambiente es prioritario y tomará en cuenta los conceptos más modernos de producción sustentable como forma de generar más empleo y oportunidades a corto, mediano y largo plazo.

El Partido de la Gente velará por una adecuada protección de los recursos hídricos del país y de sus cuencas.

El Partido de la Gente pondrá énfasis en políticas de ciudades sustentables e inteligentes protegiendo el patrimonio arquitectónico y cultural.

Se promoverá una discusión abierta sobre el reconocimiento de derechos de los animales mediante una legislación acorde.

Montevideo, noviembre de 2016.-