11.

NO MÁS MOTOCHORROS. Y PUNTO.

En estos años, los montevideanos nos acostumbramos a un montón de cosas que antes parecían imposibles. Cuando vamos caminando por la calle, ya sabemos que en cualquier momento puede pasar una persona en moto y hacernos un arrebato con violencia. Nosotros les decimos que no se acostumbren. Que también desde la Intendencia se pueden hacer cosas para proteger a las montevideanas y los montevideanos honestos, que están hartos de ver como los delincuentes son los dueños de las calles. En todos los barrios, los vecinos saben dónde están los talleres que rearman motos robadas. Pero el oficialismo ni siquiera es capaz de controlar que los motociclistas usen los chalecos reflectivos. Necesitamos una Intendencia que también esté al servicio de la seguridad.
Basta de hacer la vista gorda y quedarse de brazos cruzados ante el avance del delito.