10.

NO MÁS CARRITOS. Y PUNTO.

Los carritos, ya sean tirados por caballos como por motos, tienen que desaparecer y punto. No los podemos permitir más en las calles. Someten a quienes los conducen a condiciones de salud deficientes. ¡Y muchos de ellos son niños! Implican maltrato animal y por si todo esto fuera poco, generan en el tránsito tremendos riesgos de accidentes.
En el año de la crisis, 2002, los clasificadores eran 3.500. Hoy son 7.200. Son datos de la Intendencia actual. O sea que con diez años de bonanza económica, ¡el número de recolectores en carritos tirados por caballos se duplicó! Y ahora alegremente proponen cambiarlos por motocarros, sin darse cuenta que eso tampoco sirve, porque las trancas del tránsito van a seguir, las personas hurgando dentro de la basura van a seguir, y la mugre alrededor de los contenedores va a seguir. Nosotros vamos a terminar con este peligro y falta de dignidad, y vamos a generar puestos de trabajo saludables, con jubilación e integración social. También con el tema de los carritos, hay que hablar menos y hacer lo que hay que hacer. Lo vamos a hacer.