EDGARDO NOVICK nació en 1956 en el barrio montevideano de La Comercial. Se casó en 1980 con la contadora y docente Solveig Rettich Gutiérrez. Tiene cuatro hijos (Bernardo, contador; Victoria, actriz, y Marcel y Hernán, jugadores de fútbol) y cuatro nietos. Es propietario de la tienda La Cancha, el restaurante La Mostaza, el After Hotel, y socio del emprendimiento Nuevocentro Shopping.

Se inició en el mundo del trabajo a los 14 años, atendiendo el puesto de feria de frutas y verduras de su padre. Allí recorrió ferias vecinales de prácticamente todos los barrios de Montevideo, entrando en contacto directo con su gente y necesidades. A la edad de 22 años inicia un emprendimiento de diseño de prendas de vestir, que distribuye en locales de galerías. Con el tiempo logra abrir su propio local en Galería Cristal e inicia un proceso de expansión comercial que lo lleva a encontrar un lugar en los shoppings de los años 80. Entonces comienza a viajar a Estados Unidos y Europa, poniéndose en contacto con ciudades que desde lejana data han resuelto muchos de los problemas que aún hoy aquejan a los habitantes de Montevideo. Reivindica como el secreto de su éxito el vivir “siempre pensando en qué inventar” y el esfuerzo por mejorar en forma constante la gestión, tanto en beneficio de los consumidores como de los trabajadores de sus empresas.

Hoy se lanza como candidato independiente a la Intendencia de Montevideo, dentro del Partido de la Concertación y apoyado por igual por ciudadanos de todos los partidos, con el ánimo de devolver a Montevideo lo que la ciudad le ha brindado, en tiempos en que el trabajo, el esfuerzo y la creatividad permitían ascender socialmente desde los estratos más humildes.

En la elección departamental de 2015, fue designado candidato independiente a la Intendencia de Montevideo por el Partido de la Concertación, una nueva colectividad política integrada por los Partidos Nacional y Colorado. Las primeras mediciones de las empresas encuestadoras lo situaron en un 5% de preferencia del electorado montevideano, guarismo que fue aumentando sin pausa en solo dos meses y medio, hasta multiplicarse por 5. La elección del 10 de mayo de 2015, que favoreció al candidato frenteamplista Daniel Martínez, tuvo a Novick como el segundo candidato más votado, con un 24%, según el escrutinio primario de la Corte Electoral.
El ascenso de Novick se fundamentó en una propuesta sintetizada en el concepto “no quiero cambiar tu ideología, quiero cambiar Montevideo”. Postuló una superación del enfoque derecha vs. izquierda, por los de “despilfarro vs. gestión” y “burocracia vs. buena administración”.
Su estilo directo y franco, que no rehuyó la firme confrontación de ideas, atrajo a votantes blancos, colorados, independientes y aún frenteamplistas, deseosos de un cambio de conducción en Montevideo.